El Gobierno de Gibraltar alerta de las dificultades que «ralentizan el vaciado» del combustible del buque parado frente a las costas

3 minutos de lectura

El Gobierno de Gibraltar ha avisado este sábado de dificultades que «ralentizan el vaciado» de combustible del buque granelero OS35, semihundido frente a las costas gibraltareñas tras haber colisionado con otro barco, y al respecto ha indicado que actualmente hay una entrada de agua en la sala de máquinas que «afecta a la operación de bombeo».

Así se recoge en un comunicado en el que se detalla que el ministro Principal de Gibraltar, Fabián Picardo, y el gobernador, el vicealmirante sir David Steel, han presidido este sábado a mediodía una reunión del Consejo de Contingencia de Gibraltar —que volverá a reunirse por la tarde—, a la que también han asistido el viceministro Principal, Joseph García; el ministro del Puerto, Vijay Daryanani, y el ministro de Medio Ambiente, John Cortés.

Actualmente hay una entrada de agua en la sala de máquinas del OS35, de forma que «los sistemas propios del buque no pueden utilizarse actualmente con seguridad para bombear el combustible», según apuntan las autoridades gibraltareñas, que aclaran que, en su lugar, los rescatadores tendrán que recurrir en esta etapa «a sistemas independientes fuera del buque«.

Los equipos de buceo están investigando el origen de la entrada de agua en la sala de máquinas, y «se está trabajando para eliminar cualquier material no esencial que pudiera aumentar los niveles de contaminación«, según indican también desde Gibraltar, cuyo gobierno aclara que «los últimos informes sugieren que la entrada de agua puede estar bajo control».

El consejo actual es que, mientras los rescatadores esperan poder retirar el combustible del buque, los tanques de combustible del buque «seguirán sucios». Esto, según el Gobierno de Gibraltar, significa que habrá cantidades residuales de combustible en los tanques y, como resultado —»dado el estado deformado de algunas partes del casco del buque«—, será «casi inevitable la filtración continua de pequeñas cantidades de materiales contaminantes desde el OS35 durante el período en que permanezca ‘in situ'».

El despliegue de barreras en capas alrededor del buque «evitará al máximo la cantidad de filtraciones en aguas abiertas, pero no proporcionará una capa de contención hermética, que no es tecnológicamente posible proporcionar», según avisa el Gobierno del Peñón, que agrega que, a este respecto, cabe señalar que «todas las opciones de la operación de salvamento no son óptimas en cuanto al control absoluto de la contaminación«.

Deja una respuesta