Exdiputados de diversos partidos expresan su rechazo a la reforma lingüística en el Congreso

Más de cincuenta exlegisladores critican el uso de lenguas cooficiales en la Cámara Baja en una carta dirigida a la presidenta del Congreso.

4 minutos de lectura

Un grupo de más de cincuenta exdiputados pertenecientes a diferentes partidos políticos, incluyendo exaltos cargos y exministros socialistas, ha enviado una carta a la presidenta del Congreso en la que expresan su “rechazo” al uso de lenguas cooficiales en el Parlamento, calificándolo como “contrario a la Constitución”.

En el escrito, al que la Agencia EFE tuvo acceso, los firmantes argumentan que “ningún español necesita de intérprete cuando habla con otro español” y consideran que la introducción de esta medida es “escandalosamente precipitada”. Además, sostienen que esta decisión representa “el quebranto de una regla de oro del parlamentarismo demoliberal”, ya que, en su opinión, las modificaciones del Reglamento del Congreso “deben contar con un amplio acuerdo de los grupos parlamentarios, como siempre ha sucedido”.

En la misiva, los exdiputados consideran que la intención de que la mitad de la Cámara imponga una reforma de esta magnitud es “inaceptable” y constituye una “verdadera ruptura de las reglas propias de cualquier sistema democrático”. Esta situación ha llevado a los firmantes, entre los que se encuentra Nicolás Redondo Terreros, quien fue expulsado del PSOE recientemente, a expresar su “más firme rechazo a una reforma del Reglamento que contradice la Constitución, no se adecua a nuestra realidad lingüística y no es razonable”.

Los exdiputados recuerdan que, según lo establecido en la Constitución, la lengua común es la única “lengua oficial del Estado”, y que las demás lenguas “serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos”, pero en ningún caso son “lenguas cooficiales” del Estado. Por lo tanto, argumentan que el uso de estas lenguas en el órgano que representa la soberanía nacional carece de “soporte constitucional”.

En la carta, los firmantes expresan su preocupación de que la verdadera intención de la reforma sea “negar la condición del castellano como lengua común de los españoles” y que los diputados se vean obligados a utilizar intérpretes para comunicarse entre ellos. En su opinión, esto alejaría la política de la vida cotidiana de los ciudadanos.

Finalmente, los exdiputados instan a los actuales legisladores de la XV legislatura a rechazar la iniciativa, “por el bien de nuestra convivencia” y para evitar una “grave mutación constitucional” que transformaría el Congreso hacia una “realidad plurinacional”. También destacan la riqueza cultural de la pluralidad de lenguas en el territorio español, pero subrayan que la mayor riqueza es la existencia de una lengua común que todos los españoles comprenden sin excepción. Entre los firmantes se encuentran socialistas críticos con la dirección del partido, como Francisco Vázquez, y otros que han abandonado sus filas, como Joaquín Leguina o José Luis Corcuera.

¿Has visto un error de redacción o tienes alguna sugerencia?

Deja una respuesta

Your email address will not be published.