La familia de Esther López considera que ya hay pruebas suficientes para encausar a Óscar S.M, principal sospechoso de la muerte

3 minutos de lectura
13/05/2022 Varias personas con fotos de Esther López durante una concentración ciudadana en su recuerdo, a 13 de mayo de 2022, en Traspinedo, Valladolid, Castilla y León (España). Los vecinos de la localidad de Traspinedo han vuelto a realizar una concentración cuando se cumplen cuatro meses desde su desaparición el 12 de enero. El cadáver de Esther López fue hallado en una cuneta de la carretera de entrada al pueblo, veinticuatro días después de que desapareciera. Desde entonces, la Guardia Civil se encuentra investigando las causas de su muerte y mantienen la hipótesis de un supuesto atropello. POLITICA Photogenic/Claudia Alba - Europa Press

La familia de la joven de Traspinedo Esther López de la Rosa, cuyo cadáver fue hallado el pasado mes de febrero en las cercanías del municipio tras 25 días desaparecida, ha señalado en un comunicado recogido por Europa Press que considera que ya hay pruebas suficientes para encausar a Óscar S.M, principal sospechoso de la muerte.

En el comunicado, compartido en redes sociales a raíz de los distintos informes de la Guardia Civil que recogen hallazgos de ADN y otras pruebas incriminatorias, los padres y hermana de Esther López consideran que la Guardia Civil «ha conseguido descubrir que hay indicios de sobra que apuntan a una única persona como presunto responsable de lo que le sucedió a nuestra Esther».

Explican que a lo largo de los últimos dos meses la investigación sobre la muerte de la joven de 35 años ha permitido conocer que su hija y hermana «fue abandonada a su suerte después de sufrir un atropello intencionado que la dejó incapaz de valerse por sí misma y a merced de quien la negó su ayuda, que le hubiera podido salvar la vida».

Entienden que después de investigar a varias personas, interrogar «a muchas más», de analizar varios coches y casas, de «confirmar ubicaciones de todos los investigados en el momento de la desaparición» y de «encontrar ADN que se puso mucho esfuerzo en ocultar«, «no cabe duda de que los agentes de la Guardia Civil han conseguido indicios de sobra» para encausar al principal sospechoso.

De hecho, añaden que su dolor «es mayor» porque «esa persona era conocida», por lo que no entienden que «en este nuevo escenario plagado de pruebas sólidas se le permita seguir libre cuando puede fugarse cualquier día con la misma frialdad con la que pudo ocultar el cuerpo de Esther durante semanas mientras sus vecinos y amigos la buscaban».

La familia ha matizado que «desde el primer momento» han querido creer que la Justicia «repararía el daño, que tal vez repararía algo el desgarro del alma» con el que recuerdan que vivirán «siempre». Así, indican que mantienen la confianza en que se cumpla la Ley «y que no se permita campar libre al principal sospechoso».

Concluyen indicando, en referencia al investigado, que «hasta ahora sus palabras le han valido la libertad» y solo piden que «la ciencia policial valga ahora para que el sistema tome medidas que garanticen que se hará justicia a Esther».

Deja una respuesta