Las autoridades tailandesas descartan la muerte accidental de Edwin Arrieta y pedirán pena de muerte a Daniel Sancho

Las autoridades tailandesas avanzan en la investigación del trágico suceso y preparan el juicio contra el acusado.

4 minutos de lectura
Daniel Sancho es escoltado por la policía tailandesa en el puerto de la isla Koh Samui, en Tailandia | Somkeat Ruksaman / Efe >/b>
Daniel Sancho es escoltado por la policía tailandesa en el puerto de la isla Koh Samui, en Tailandia | Somkeat Ruksaman / Efe >/b>

Las autoridades policiales de Tailandia han excluido la posibilidad de que la muerte del médico colombiano Edwin Arrieta haya sido accidental. En consecuencia, se ha presentado una solicitud de pena de muerte para Daniel Sancho, quien ha estado bajo custodia desde el 7 de agosto en relación con este caso.

Inicialmente, Sancho declaró que Arrieta había sufrido una caída en el baño que resultó en una lesión fatal en la cabeza. Sin embargo, en una confesión posterior, admitió haber apuñalado al cirujano antes de que éste perdiera el conocimiento y cayera desmayado.

En una rueda de prensa realizada en la comisaría de Koh Phangan, la isla del sur de Tailandia donde ocurrió el crimen el 2 de agosto, la jefatura policial anunció que el incidente se considera un asesinato premeditado y, en consecuencia, se está solicitando la pena de muerte.

A pesar de esta conclusión, las autoridades aún no han determinado con certeza la causa exacta de la muerte de Arrieta. La investigación sigue en curso para determinar si el ataque con arma blanca, la caída en el baño o los eventos posteriores de desmembramiento fueron los factores que contribuyeron a su fallecimiento.

Además, la Policía informó que se descubrieron 9.000 dólares estadounidenses en la caja fuerte de la habitación del hotel en la que Sancho estaba alojado. Aun así, las pertenencias de Arrieta, de las cuales Sancho admitió haberse deshecho, aún están siendo buscadas.

El subdirector de la Policía de Tailandia, Surachate Hakparn, declaró este martes que la investigación sobre el asesinato y posterior desmembramiento del cirujano colombiano Edwin Arrieta ha llegado a su fin.

Aunque las autoridades tailandesas tenían hasta 84 días para completar la investigación desde que Sancho fue detenido provisionalmente, el proceso se aceleró en parte gracias a la cooperación del español, quien confesó ser el autor del crimen. Ahora, los resultados de la investigación serán entregados a la Fiscalía para que se fije la fecha del juicio.

Sancho y Arrieta, quienes se conocieron el año pasado a través de la plataforma Instagram, acordaron encontrarse en Phangan el 2 de agosto, el mismo día en que presuntamente tuvo lugar el asesinato del cirujano. Los restos de Arrieta fueron descubiertos en varias ubicaciones, incluido el mar. Según el informe policial, días antes, el español había comprado un cuchillo y otros utensilios en un supermercado local.

Los primeros restos del colombiano aparecieron el 3 de agosto en un vertedero de incineradora de la isla. En esa misma noche, Sancho denunció la desaparición de su amigo en la comisaría de Phangan. Sin embargo, dos días después, mientras estaba bajo custodia policial, el español confesó el crimen.

Sancho, quien ingresó en prisión provisional el pasado 7 de agosto, cumplirá esta semana el período de aislamiento de 10 días establecido como protocolo de COVID-19 para los nuevos reclusos y luego podrá tener su primera reunión con sus familiares.

¿Qué te ha parecido este artículo?

¡Gracias por tus feedbacks!

¿Has visto un error de redacción o tienes alguna sugerencia?

Los medios de comunicación independientes no se financia con partidos ni subvenciones, lo hacen sus lectores. Si crees en un periodismo libre e independiente, únete a Diario de España.

Deja una respuesta

Enable Notifications OK No thanks