Diez principios que demarcan un espacio: España

Comenzar

Cómo diferenciarse de PP, PSOE, Podemos y Vox

Dice la definición del proceso de Refundación:

España es una nación que preexiste a la Constitución de 1978, la que mejor ha articulado nuestro ser nacional a lo largo de la historia. Ser liberales no implica caer en un positivismo ingenuo que olvide o niegue los elementos prepolíticos de la nación. Vamos a evitar el fetichismo del 78, sin renunciar a los avances que nos ha dado y que están hoy en cuestión.

España es una nación diversa, y debe defenderse el reconocimiento de esa pluralidad siempre que no lesione la igualdad entre los ciudadanos y mientras exista reciprocidad entre las regiones.

Una característica muy española es la de no ser capaz de contentar a todo el mundo con una sola definición de España. Por eso, aunque en los principios de libertad e igualdad puedan escribirse tratados, en este sería casi imposible cerrar un texto en el que todos estemos al 100% de acuerdo.

Me parece muy acertada la referencia positiva a la Constitución del 78, pero no tomándola como un punto final. PP, PSOE, Podemos y VOX, a su manera cada uno, caen en ese “fetichismo” que se denuncia. No es urgente una reforma constitucional, pero sí podría ser interesante revisar algunos artículos, buscando grandes consensos y acuerdos de país.

Luego, nada que objetar en cuanto a entendernos como una nación diversa y plural, siempre de ciudadanos libre e iguales. “España es una nación de ciudadanos y ciudadanas libres e iguales; diversa y plural, unida por lazos históricos y de reciprocidad entre sus regiones”… Música para mis oídos.

Otro gran acierto es definir la reciprocidad entre las regiones. Sobre todo ahora, que Feijóo suelta globos sonda día sí y día también al respecto. El sistema autonómico, desde las bases de lealtad institucional y reciprocidad, es un buen sistema. Hay que trabajar para que así sea y, en esa tarea, que cuenten conmigo.

Si se me permitiera añadir un párrafo a este principio, tomaría prestada la idea de Luis Garicano en su libro “El contraataque liberal”: “Patriotismo constitucional, encauzando las emociones ciudadanas hacia un proyecto común y a una visión positiva del futuro. Generar ilusión, en lugar de enemigos imaginarios con los que batirse”.

PP, PSOE, VOX y Podemos usan la palabra “España” no siempre con rectas intenciones. La mayoría de las veces, para enfrentar a los españoles, para tapar sus vergüenzas políticas o con un gran desconocimiento de su historia. Qué bueno que en el proceso de refundación ofrezcamos algo diferente y esperanzador.

Deja una respuesta