Diez principios que demarcan un espacio: Crecimiento

Comenzar

Promover activamente el crecimiento económico y el desarrollo del país en todos los ámbitos, también el demográfico

Dice el documento de la Refundación:
a. Las administraciones deben promover activamente el crecimiento económico y el desarrollo del país en todos los ámbitos, también el demográfico a través del apoyo a la natalidad.
b. Hay que evaluar los costes que tiene no solo explotar los recursos de España, sino ante todo los costes de no explotarlos. España no puede ser esclava de visiones cortoplacistas basadas en el interés del terruño.
c. El decrecentismo no solo es erróneo: es inmoral

Cuanto más intento aprender sobre economía, más hago bueno aquello de “sólo sé que no sé nada”. Como en los otros principios, sobre el crecimiento económico se podrían escribir tratados (yo mismo lo intenté, en parte, en mi tesis doctoral), pero esta definición creo que es clara y más que suficiente.
PP y PSOE siguen apostando por el capitalismo de amiguetes que tantas veces han criticado las mentes más claras de Ciudadanos. Mientras, el populismo de Podemos y VOX, no creo que encaje con una política económica rigurosa y es más de ocurrencias.

Lo he explicado cientos de veces en entornos académicos: no se trata de “crecer por crecer”, sino de cómo y para qué se crece. En este aspecto, todos los cargos políticos de Ciudadanos que conozco, desde concejales y alcaldes, hasta consejeros y diputados, creo que lo tienen claro: apoyar la generación de riqueza con políticas públicas del siglo XXI, para generar bienestar; dinamizar la economía para crear empleo.

La economía española es muy agradecida a las reformas; si se arriesgara un poco más al plantearlas, sería la leche.

A mayor bienestar y mejores empleos, mejor abono tiene el campo donde se pretendan sembrar políticas de natalidad. En general, España tiene un grandísimo potencial en muchos sectores que, muchas veces, no se puede desplegar porque las administraciones ponen palos en las ruedas. Y, a veces, el palo en la rueda son esos «intereses del terruño» que se denuncian en la redacción de este principio y que muchas veces están entrelazados con prácticas corruptas y caciquiles.

Por cerrar comparando, ¿a qué ministro de economía le compraría usted un coche usado? ¿A Solbes, Rato, Montoro, de Guindos, Montero o Calviño? Ninguno de ellos ha sido capaz de activar y consolidar las reformas que España necesita. Y siempre recuerdo la idea que escuché a Jesús Fernández Villaverde en una conferencia: la economía española es muy agradecida a las reformas; si se arriesgara un poco más al plantearlas, sería la leche.

Deja una respuesta