Cinco años después: ¡Viva el 155!

4 minutos de lectura

Se cumplen 5 años de la efímera declaración de independencia de Puigdemont desde el Parlamento de Cataluña. Ocho segundos de vergüenza como colofón a un lustro de ilegalidades y desprecio a la democracia.

Todos recordamos las imágenes de una masa extática siguiendo por una pantalla gigante instalada al efecto el anuncio del entonces presidente de la Generalitat. El contraste entre las caras iniciales, fervorosas, y los rostros cariacontecidos sólo 8 segundos después es fiel trasunto del engaño que ha supuesto el procés para sus parroquianos. Una tomadura de pelo colosal para los partidarios y un sufrimiento inmenso para sus víctimas, los catalanes que nos sentimos también españoles y europeos y el resto de los españoles, que durante meses vimos cómo un puñado de políticos autoritarios intentaban arrebatarnos nuestros derechos y libertades.

La ominosa declaración supuso la aplicación del artículo 155 de la Constitución, con un alcance limitado en su contenido y extensión hasta la celebración de unas elecciones autonómicas, que tendrían lugar dos meses después de la disolución del Parlament de resultas de la aplicación del 155.

Ciutadans ganaría esas elecciones, convirtiéndose en el primer partido no nacionalista en ganar una elecciones catalanas tanto en votos como en escaños y demostrando que es posible derrotar al populismo separatista desde el liberalismo.

La declaración de Puigdemont culminaba el golpe de Estado perpetrado por el separatismo desde las propias instituciones del Estado y situaba a la Generalitat fuera de los márgenes de la democracia, igual que Companys en octubre de 1934.

La aplicación del 155 supuso el restablecimiento del orden democrático y del Estado de Derecho en Cataluña, y es por ello por lo que los demócratas celebramos la activación del 155 como el triunfo de la democracia frente al totalitarismo de las denominadas “leyes de desconexión” aprobadas en el Parlament los días 6 y 7 de septiembre de 2017.

Hoy algunos conciudadanos celebran la proclamación ilegal de la secesión por un gobierno sin legitimidad democrática ni amparo legal para hacerlo, mientras que los demócratas celebramos la vigencia de la Constitución y de su artículo 155.

Ahora, cinco años después, el Gobierno de España se empeña en su política de apaciguamiento con los nacionalistas: indultos, mesa de “diálogo” y, ahora, la reforma del delito de sedición para rebajar las penas a los condenados por ese delito. El sanchismo, en definitiva, está desplegando la alfombra roja par que cuando los separatistas decidan dar su próximo golpe -que lo harán- lo hagan con mayor tranquilidad.

Hoy, más que nunca, es imprescindible reivindicar la vigencia de nuestra Constitución y sus mecanismos para defender nuestra democracia frente a quienes intentan liquidarla.

Carlos Carrizosa Torres es presidente del Grupo Parlamentario de Ciudadanos en el Parlamento de Cataluña.

¿Qué te ha parecido este artículo?

¡Gracias por tus feedbacks!

¿Has visto un error de redacción o tienes alguna sugerencia?

Los medios de comunicación independientes no se financia con partidos ni subvenciones, lo hacen sus lectores. Si crees en un periodismo libre e independiente, únete a Diario de España.

Deja una respuesta

Enable Notifications OK No thanks