El Gobierno, la moral de Estado y el totalitarismo progre

El gobierno ha llegado a afirmar con rotundidad que las personas e instituciones que no acaten el totalitarismo ideológico estatalista, feminista y defensor de diversidad de géneros, son un obstáculo para la igualdad y la libertad.

Comenzar

Después de cinco años de gobierno social comunista, es innegable el adoctrinamiento que se ha llevado a cabo en España con determinadas leyes -denominadas por algunos como “progresistas”- llevando a cabo una transformación social y cultural por la que todo aquel que no comulgue con la forma de pensar impuesta por el gobierno, queda estigmatizado como “ultra, fascista o facha”.

Para empezar, es importante recordar las palabras de la Ministra de Educación Isabel Celáa: “No podemos pensar, de ninguna de las maneras, que los hijos pertenecen a los padres.” Por tanto y según parece, hay que ir eliminando a los que se atrevan a pensar lo que no se permite, según esta dictadura totalitaria.

Ya cuando el gobierno de España llegó a manos del socialista José Luis Rodríguez Zapatero (2004-2011), se introdujo en los colegios la “Educación para la Ciudadanía”, asignatura obligatoria que incluía entre sus contenidos temas de índole moral con un claro objetivo adoctrinador.

No es ninguna novedad que a lo largo de los últimos años, a través de las tutorías, que antes trataban problemas de convivencia en la clase o problemas con otros profesores, ahora y de forma progresiva, han ido dotándose de un sentido adoctrinador con temas como el aborto, la sexualidad, etc.

Además de dichas tutorías y a lo largo de todo el curso, también suelen acercarse a los colegios grupos LGTBI ofreciendo charlas sobre homosexualidad y transexualidad.

Con motivo del día de la lucha contra la violencia de género el 25 de noviembre, y del día -antes de la mujer trabajadora, ahora de la mujer a secas- el 8 de marzo, suelen ir a los institutos grupos feministas a dar conferencias en las que aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, les exponen las ideas feministas más radicales a los alumnos adolescentes, sin que sus padres tengan el más mínimo conocimiento de ello.

El gobierno ha llegado a afirmar con rotundidad que las personas e instituciones que no acaten el totalitarismo ideológico estatalista, feminista y defensor de diversidad de géneros, son un obstáculo para la igualdad y la libertad

Aunque el gobierno expresa sus ideas sobre la moral estatal de forma directa, lo realiza también de forma perversa. El gobierno se presenta como adalid de la defensa de la igualdad, la tolerancia, el diálogo, etc., y toda institución o persona que exprese o plantee alguna discrepancia hacia sus planteamientos es catalogada como “ultra.” Así, utiliza hasta el artículo 27 de la Constitución Española sobre el derecho a la educación, para atacar a sus opositores, obviando que precisamente dicho artículo concede a los padres el derecho a que sus hijos reciban una educación moral acorde a la

suya, siendo precisamente los progenitores, los responsables de dicha formación.

El gobierno ha llegado a afirmar con rotundidad que las personas e instituciones que no acaten el totalitarismo ideológico estatalista, feminista y defensor de diversidad de géneros, son un obstáculo para la igualdad y la libertad. Es más, un matrimonio que no piense como la ideología totalitaria del gobierno, es un obstáculo para la libertad de sus hijos. Es decir, un matrimonio católico es un obstáculo. Y no sólo los matrimonios católicos, sino la Iglesia en sí misma.

De ahí esa vuelta al anticlericalismo de los años 30 en España, que tan sólo comienza a vislumbrarse. Por eso ese afán por quitar la clase de religión, con otra perversidad implícita. El gobierno le quita la validez académica y la asignatura alternativa, intentando eliminar el área. Así, cuando los alumnos no se matriculen al no tener validez académica ni tampoco asignatura alternativa, el gobierno dirá: -“Yo no eliminé la materia. El alumnado no se matriculó.” Pero su objetivo es eliminar el obstáculo discrepante con la ideología feminista y LGBTI. Todo en nombre de la igualdad, la libertad y la tolerancia.

La directora del Instituto de la Mujer, Beatriz Gimeno, afirmó: “La heterosexualidad, el régimen regulador por excelencia, no es la manera natural de vivir la sexualidad, sino que es una herramienta política y social con una función muy concreta que las feministas denunciaron hace décadas: subordinar las mujeres a los hombres.”

¿Por qué atacan sin piedad a la Iglesia? ¿Por qué quieren arrebatar los hijos a sus padres católicos? ¿Por qué atacan a las familias? ¿Por qué intentan acallar a obispos y sacerdotes cuando explican la doctrina católica? ¿Por qué atacan a científicos, psiquiatras, psicólogos, pediatras, profesores que discrepan -con estudios científicos- sobre la forma de pensar de la dictadura de lo políticamente correcto? Porque dicen exactamente lo contrario que la directora del Instituto de la Mujer: La homosexualidad es contra natura. Aunque se respete y se ame a aquellos que viven relaciones íntimas con otras personas del mismo sexo

Hoy en día un menor de edad no puede salir del colegio ni del instituto sin compañía de alguien autorizado por los padres. Si un menor comete un delito de robo o hace destrozos en algún local, los padres son los responsables de pagar la multa y los arreglos de dichos destrozos. Pero un padre o una madre no pueden tener derecho a negarse a que en un centro escolar se adoctrine a sus hijos en una moral opuesta a la suya.

¿Qué te ha parecido este artículo?

¡Gracias por tus feedbacks!

¿Has visto un error de redacción o tienes alguna sugerencia?

Los medios de comunicación independientes no se financia con partidos ni subvenciones, lo hacen sus lectores. Si crees en un periodismo libre e independiente, únete a Diario de España.

Deja una respuesta

Enable Notifications OK No thanks