Sánchez es un Zapatero 2.0 y Feijóo es un Rajoy 2.0

10 minutos de lectura

Hoy Cibeles se ha teñido de rojigualda y el 13 de noviembre se tiñó de blanco. El programa electoral es el contrato que tiene un político con sus votantes. Sánchez y Ayuso lo han incumplido al 100%. La palabra de los gobernantes del PP y del PSOE no vale nada. Los dos líderes han demostrado ser presidentes pésimos. ¿No os parece un enorme dejavu?

No hace mucho tiempo, España se cansó de sus gobernantes y así se lo hicieron entender con manifestaciones masivas. En 2011 una gran manifestación, de miles de personas y durante muchos días, protagonizó las portadas de todos los periódicos. Fue el movimiento 15M, al que muchos acudimos para mostrar nuestro descontento y que al final capitalizó, sin contar con nuestro permiso, el partido Podemos. Ahora vemos manifestaciones masivas en contra de líderes de ambos bandos.

En aquellos tiempos, Esperanza Aguirre presidía el gobierno de la Comunidad de Madrid, y José Luis Rodríguez Zapatero lo hacía en el gobierno de España. No había una alternativa clara al gobierno de Aguirre, pero sí la había a Zapatero, y era Mariano Rajoy. En estos momentos pasa exactamente lo mismo. Isabel Díaz Ayuso gobierna en la Puerta del Sol mientras Sánchez está en Moncloa. No hay una alternativa clara a Ayuso, y la única alternativa visible a Sánchez es Feijóo. Estamos repitiendo la historia.

Motivos de sobra para ir a las dos manifestaciones

Cuando uno piensa en la situación de la sanidad actualmente en la Comunidad de Madrid, no hay dudas, hay que ir a la manifestación. Aquí, en Colmenar Viejo, tenemos solo un pediatra por las tardes para una población de unos 9.200 menores de 0 a 15 años. Y uno de los dos centros de salud de este municipio, de más de 54.000 habitantes, no tendrá pediatras ni de mañana ni de tarde, pues la que queda se dará de baja por maternidad. Nuestro municipio además no tiene urgencias con médico por las noches ni los fines de semana desde que empezó la pandemia. Y como Colmenar Viejo está toda la Comunidad de Madrid.

Y cuando uno piensa en las últimas actuaciones del gobierno presidido por Pedro Sánchez, tampoco hay dudas, hay que ir a la manifestación. Gobierna por y para los que quieren romper España, permitiendo actos de homenaje a terroristas, indultando a políticos condenados, retirando la sedición del código penal y rebajando las penas por el delito de malversación. Cada mes y medio hay una nueva ignominia cometida por el gobierno de la nación y avalada por aquel que prometió no hacerlo.

¿Quién en su sano juicio estaría en contra de los motivos que mueven a cientos de miles de personas en estos días? Como en estos días, en 2011, los motivos para movilizarse en contra de Aguirre o en contra de Zapatero también eran numerosos. La población sufría una crisis, de la cual en 2023 no nos hemos recuperado, y por la cual el pueblo sufría mientras los gobernantes seguían viviendo muy por encima de nuestras posibilidades.

Motivos de sobra para no ir a ninguna de las dos manifestaciones

Cuando uno piensa que tiene que ir a una manifestación con VOX y con el Partido Popular tiene que estar preparado para aguantar el chaparrón. Los diarios favorables al partido socialista ya exaltan lo que más miedo da a sus lectores. La actuación de VOX, es la típica de un partido de extrema derecha. El autoritarismo y el populismo, comparable a otras actuaciones de otros partidos de extrema derecha, son más que evidentes, y a cualquiera con dos dedos de frente nos ponen los pelos como escarpias al verlo. El votante de centro izquierda se escora mucho movido por el miedo.

Cuando uno piensa que tiene que ir a una manifestación con Podemos y los sindicatos también tiene que estar preparado para aguantar el chaparrón. Los diarios favorables al Partido Popular también exaltaron lo que más miedo da a sus lectores. Sindicatos, extrema izquierda, enfermeros que salen en la tele pero están afiliados a un partido político concreto. Sus actuaciones, también son las típicas de la extrema izquierda. Los estereotipos otra vez se repiten. El votante de centro derecha se escora también movido por sus temores.

El problema, como siempre, son las compañías, la capitalización de dicha manifestación y los titulares interesados desde los brazos mediáticos del bipartidismo. Dime con quién vas y te diré quién eres, dice el refrán. Y como en 2011 tanto unos como otros atacan. Cuando se echó a Izquierda Unida del 15M nos dijeron que éramos fachas, mientras en una cadena de televisión de corte conservador se decía que olía a porro. En aquellos tiempos, como en estos, hagas lo que hagas, será tergiversado, malinterpretado o utilizado de una manera que no deseas, por quien no deseas que lo haga, y por supuesto, sin tu consentimiento.

Tropezar dos veces con la misma piedra

Algo intrínseco al ser humano es equivocarse varias veces con la misma persona, la misma actividad o el mismo pensamiento. Somos adictos a imitar nuestros errores del pasado. Somos animales de costumbres y estamos acostumbrados a actuar de la misma manera una y otra vez. La derecha lo hace mal, votamos a la izquierda, la izquierda lo hace mal, votamos a la derecha. Y volvemos una y otra vez a hacer lo mismo sin darnos cuenta de que hacer más de lo mismo, no nos aportará resultados distintos. Hay que cambiar de estrategia.

Sánchez es un pésimo presidente, pero Feijóo no será mejor. Alberto reúne lo peor de sus dos últimos antecesores. De Rajoy se decía que no ensuciaba pero tampoco limpiaba. Casado fue quien rompió el gran acuerdo antitransfuguismo. Tiene lo peor de la corrupción del transfuguismo promovida desde el despacho del líder nacional de los tiempos de Casado, pues sigue con su política de “fichajes” a tránsfugas corruptos. Y tiene también lo peor de Rajoy que nunca limpió nada en el Partido Popular y que en 2013 cambió las mayorías necesarias para la elección de los miembros del CGPJ. Nada limpiará Feijóo, y los charranes seguirán centrados en sus corruptelas, al igual que el Partido Socialista.

Cambiar de estrategia es de obligado cumplimiento. Si no lo hacemos, seguiremos teniendo dejavus indeseados, seguiremos viendo como un líder malo de una trinchera es sustituido por otro líder peor de la trinchera contraria, seguiremos leyendo titulares de corruptelas del PP y del PSOE, seguiremos viendo como nuestro estado de derecho es desmantelado legislatura tras legislatura. Esto hay que pararlo cuanto antes y el 28 de mayo tenemos una gran oportunidad para decirles BASTA a quienes mantienen esta rueda girando. Debemos hacerles daño donde más les duele, en el voto.

¿Qué te ha parecido este artículo?

¡Gracias por tus feedbacks!

¿Has visto un error de redacción o tienes alguna sugerencia?

Los medios de comunicación independientes no se financia con partidos ni subvenciones, lo hacen sus lectores. Si crees en un periodismo libre e independiente, únete a Diario de España.

Ex-candidato a la alcaldía de Colmenar Viejo por el Partido Ciudadanos Cs Portavoz de Cs en Colmenar Viejo.
Europeo, español, madrileño y colmenareño. Nacido en Madrid en 1980. Exmilitar de la Armada Española. He vivido en Madrid, Vigo (Pontevedra), Rota (Cadiz), Sydney (Australia) Electrónico e informático. Liberal y metalero.

Deja una respuesta

Enable Notifications OK No thanks