Los talibanes celebran el primer aniversario de la retirada de las tropas estadounidenses del país

3 minutos de lectura

Los talibanes han celebrado este miércoles, declarado como día festivo en Afganistán, el primer aniversario de la retirada de las tropas estadounidenses del país, que puso fin a 20 años de presencia militar extranjera tras la toma de poder por parte de los fundamentalistas.

En la mañana del 31 de agosto de 2021 partidarios de los talibanes acudieron al aeródromo de la capital afgana para celebrar el despegue del último avión militar estadounidense, dando por finalizada la retirada de tropas anunciada por Washington, que había fijado como límite el 11 de septiembre, fecha especialmente simbólica por los atentados de 2001 que desencadenaron la invasión estadounidense sobre Afganistán.

Aquel martes de agosto, los talibanes salieron a las calles de la capital afgana, Kabul, a disparar al aire para mostrar su «alegría» por la retirada, que suponía, según aseguró entonces el portavoz del grupo para cuestiones internacionales, Suhail Shahin, la «plena independencia» de Afganistán.

Las mismas imágenes se han vuelto a repetir este miércoles, un año después, durante una celebración militar en el aeródromo de Bagram, en su día el gran centro de coordinación militar de Estados Unidos en Afganistán, situada a unos 70 kilómetros al norte de la capital afgana, Kabul.

El portavoz del gobierno talibán, Zabihulá Mujahid, ha expresado en un comunicado que, en el primer aniversario de la retirada de las «fuerzas extranjeras» en Afganistán, las políticas de presión y las sanciones contra el pueblo afgano han empeorado la situación, según ha recogido la agencia de noticias Jaama.

También el representante de la misión permanente ante Naciones Unidas en Afganistán, Naseer Ahmad Faiq, ha explicado ante una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU, un año después, sus preocupaciones sobre la situación que vive Afganistán, en especial por un retroceso político y social que ni la comunidad internacional ha logrado frenar.

«Las puertas de la educación secundaria siguen cerradas para las niñas; nuestra juventud no tiene esperanza sobre su futuro. Ciudadanos afganos de distintas religiones y etnias siguen siendo vulnerables», ha explicado, agregando que muchos afganos «están desempleados» y se han visto obligados a huir del país.

Deja una respuesta