Atacan una base de EEUU tras su bombardeo contra milicias proiraníes en Siria

2 minutos de lectura

Una base estadounidense fue atacada hoy con misiles en la provincia de Deir al Zur, en el este de Siria, horas después de que Washington bombardease posiciones de las milicias proiraníes presentes en la demarcación administrativa, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

De acuerdo con la ONG, con sede en el Reino Unido y una amplia red de colaboradores sobre el terreno, dos proyectiles impactaron a última hora de este miércoles en las inmediaciones del yacimiento de gas de Kóniko, donde la coalición internacional liderada por EE.UU. para luchar contra el Estado Islámico (EI) tiene una base militar.

Los misiles fueron lanzados desde un área controlada por las milicias proiraníes en el norte de la provincia y las tropas internacionales respondieron hacia el punto del que procedían, sin que por el momento se conozca si alguna de las dos acciones ha dejado víctimas.

El intercambio se produce después de que esta madrugada Estados Unidos lanzase ataques aéreos «de precisión» contra almacenes de las milicias apoyadas por Teherán y contra un campamento de la Brigada Fatemiyún, integrada principalmente por combatientes chiíes de origen afgano y reclutados en territorio iraní.

Según el Observatorio, los bombardeos causaron seis bajas, si bien Washington negó que hubiese víctimas y justificó la acción como un intento de «proteger» a sus tropas desplegadas en Siria de los ataques de las milicias «respaldadas por Irán».

El río Éufrates divide a grandes rasgos la provincia de Deir al Zur en dos partes: una controlada por las tropas leales al presidente sirio, Bachar al Asad, apoyadas por Irán, y otra en manos de las fuerzas kurdosirias, aliadas de Washington en su lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Estados Unidos tiene presencia en las zonas de la región controladas por los kurdosirios -como el yacimiento de Kóniko- y de tanto en tanto responde con bombardeos a los ataques con cohetes o drones perpetrados por las milicias asentadas al otro lado del río como medida disuasoria.

Deja una respuesta