Los incendios continúan en Hawái y la cifra de fallecidos se eleva a 93

El fuego arrasa la isla hawaiana, causando devastación y desafíos en las operaciones de rescate y extinción.

6 minutos de lectura
Incendio de Hawái | REDES SOCIALES
Incendio de Hawái | REDES SOCIALES

Un incendio que surgió en la noche del viernes ha obligado a la evacuación de Kaanapali, una región al norte de Lahaina, que ya había sido devastada por el fuego a principios de semana, según informó la Policía. Los residentes de la isla hawaiana de Maui enfrentan nuevamente la furia de las llamas, mientras la cifra de víctimas mortales aumenta a 80, una cantidad que podría incrementarse a medida que los esfuerzos de rescate continúan y las llamas siguen fuera de control.

Los habitantes de Maui regresan a sus vecindarios, encontrando un paisaje desolador con autos calcinados y calles marcadas por el cromo fundido. El fuego ha reducido algunas casas a cenizas, una transformación impactante causada por la implacable expansión de las llamas. Los pobladores, una vez permitidos el acceso, se enfrentan al desafío de evaluar los daños en medio de una destrucción generalizada. La devastación persiste en Maui, ya que un nuevo incendio estalló antes de que el anterior fuera completamente controlado.

Las autoridades han declarado que el reciente incendio, que se originó cerca de una estación de servicio, ha sido contenido al 100% para las 20:30 horas locales. Sin embargo, la nueva evacuación ha sacudido a los residentes, quienes apenas comenzaban a cuantificar los estragos ocasionados. Según el Centro de Desastres del Pacífico, más de 2200 estructuras en Lahaina han sido dañadas por las llamas.

Cerca de 4500 personas en Maui quedaron sin electricidad al comienzo de este sábado, según informes de Poweroutage.us, una entidad que recolecta datos de compañías eléctricas. A medida que la cifra de víctimas mortales asciende a 80, como ha reportado el New York Times, existe la posibilidad de que este número aumente a medida que los equipos de rescate exploran las estructuras calcinadas.

En el corazón de Lahaina, el centro económico de la isla, la mayoría de los edificios en Front Street han sido devastados. Pocos elementos han sobrevivido a la voracidad del incendio, según lo documentado por AP, basándose en el recorrido realizado por periodistas en la zona. Los residentes, como Kyle Scharnhorst, describen la rápida devastación como algo “increíble” mientras observan los daños en sus complejos de apartamentos, comparando el área con una “zona de guerra”.

Numerosos sobrevivientes han compartido testimonios en los que señalan que las sirenas de alerta no sonaron y que no recibieron ninguna advertencia que les permitiera escapar a tiempo. Lynn Robinson, quien perdió su hogar, expresó: “No hubo aviso alguno. Absolutamente ninguno. Nadie se presentó. No vimos camiones de bomberos ni a nadie”. Aunque las autoridades emitieron alertas a través de teléfonos, televisores y radios, los cortes de electricidad podrían haber limitado la difusión de estos avisos.

Durante el balance de las víctimas mortales, el gobernador Josh Green advirtió que el número de fallecidos probablemente aumentaría durante las operaciones de rescate. Green enfatizó que la recuperación será extremadamente complicada y peligrosa, pero alentó a las personas a regresar a sus hogares de manera segura para evaluar los daños.

Los intensos incendios en Maui esta semana fueron alimentados por la sequedad del verano boreal y los vientos fuertes de un huracán. Inicialmente, tres focos se originaron y se propagaron por la maleza seca que cubre la isla. El más devastador afectó a Lahaina el martes, reduciendo todo a escombros grises y cenizas.

En este escenario, los esfuerzos para combatir las llamas se ven obstaculizados por la falta de personal, según Bobby Lee, presidente de la Asociación de Bomberos de Hawái. Actualmente, solo 65 bomberos están trabajando en tres islas: Maui, Molokai y Lanai. A pesar de contar con 13 camiones, carecen de vehículos todoterreno.

Las autoridades de Maui han advertido a los residentes de Kula y Lahaina sobre la posible contaminación del agua y han instado a que no se consuma. Según las estimaciones de Karen Clark & Company, expertos en modelado de catástrofes y riesgos, este incendio podría convertirse en el segundo desastre más costoso en la historia de Hawái, quedando detrás del huracán Iniki de 1992.

¿Qué te ha parecido este artículo?

¡Gracias por tus feedbacks!

¿Has visto un error de redacción o tienes alguna sugerencia?

Los medios de comunicación independientes no se financia con partidos ni subvenciones, lo hacen sus lectores. Si crees en un periodismo libre e independiente, únete a Diario de España.

Deja una respuesta

Enable Notifications OK No thanks