El agresor en Nottingham es un inmigrante africano y dos de las víctimas son universitarios

3 minutos de lectura

Nottingham, una de las ciudades universitarias más importantes del Reino Unido, vive hoy un día de duelo y consternación tras el brutal ataque que ayer se cobró la vida de tres personas y dejó otras tres heridas. El presunto autor de los hechos, un hombre de 31 años de origen africano y residente legal en el país, fue detenido por la policía poco después de los sucesos y se encuentra bajo custodia.

Según las primeras investigaciones, el agresor actuó solo y sin motivación aparente, aunque se sospecha que podría padecer problemas mentales. La policía descartó que se tratara de un acto terrorista o relacionado con el odio racial. El hombre habría apuñalado a dos personas en una calle céntrica de la ciudad y luego habría atropellado a otras cuatro con una camioneta en una zona cercana.

Las víctimas mortales son dos estudiantes de la Universidad de Nottingham y un bedel del mismo centro educativo. Los estudiantes han sido identificados como Alice Jones, de 19 años, y Tom Smith, de 20 años, ambos del primer curso de Ciencias Políticas. El bedel se llamaba Paul Taylor, de 45 años, y llevaba trabajando en la universidad desde hace diez años. Los tres fallecieron en el lugar de los hechos a causa de las graves heridas sufridas.

Los heridos son una mujer de 28 años y dos hombres de 25 y 32 años, que fueron trasladados al hospital con pronóstico reservado. La policía no ha facilitado sus identidades ni su relación con las víctimas o el agresor.

El alcalde de Nottingham, David Mellen, expresó su “conmoción y dolor” por lo ocurrido y envió sus condolencias a las familias y amigos de las víctimas. También agradeció la labor de los servicios de emergencia y la colaboración ciudadana. Mellen anunció que se celebrará un minuto de silencio esta tarde en memoria de los fallecidos y que se abrirá un libro de condolencias en el ayuntamiento.

La Universidad de Nottingham también mostró su pesar por la tragedia y ofreció apoyo psicológico a los estudiantes y al personal afectados. El rector, Shearer West, calificó el suceso como “un acto horrible e inexplicable” que ha conmocionado a toda la comunidad universitaria. West dijo que la universidad está en contacto con las autoridades para esclarecer lo ocurrido y que se rendirá homenaje a las víctimas en los próximos días.

¿Qué te ha parecido este artículo?

¡Gracias por tus feedbacks!

¿Has visto un error de redacción o tienes alguna sugerencia?

Los medios de comunicación independientes no se financia con partidos ni subvenciones, lo hacen sus lectores. Si crees en un periodismo libre e independiente, únete a Diario de España.

Deja una respuesta

Enable Notifications OK No thanks