¿Cómo se activará la ‘Operación Puente de Londres’ en caso de que la Reina Isabel II falleciera?

4 minutos de lectura

La Operación Puente de Londres es el nombre con el que se conoce el despliegue protocolario, diplomático y ejecutivo durante 10 días, que se encuentran cuidadosamente planeados, que tienen que poner en marcha el mismo día en el que la Reina Isabel II, soberana de los británicos desde el año 1953, muera.

Entre los preparativos del despliegue, se ha determinado que todas las banderas del Gobierno de Reino Unido se bajase a media asta a los diez minutos del fallecimiento, y acto seguido, habrá una locución en televisión del Príncipe Carlos, quien se embarcará en una gira por el país. Mientras tanto, se realizará un servicio conmemorativo en la Catedral de San Pablo.

La operación conocida como London Bridge, o Puente de Londres, se filtró al ser actualizada durante el confinamiento por la pandemia de la Covid-19, por si acaso las condiciones sanitarias obligaban a cambiar los planes establecidos. El despliegue, se acordó en 1960, pero nunca se habría publicado al detalle. La operación Spring Tide, el plan guardo para el acceso al trono del príncipe Carlos también se incluyó en la filtración.

La primera persona en los exteriores del palacio, será la primera ministra, en este caso Liz Truss, quien será telefoneado por el secretario privado de la reina antes de una serie de llamadas a los miembros del gabinete, miembros del consejo y altos cargos. demás desde las Fuerzas Armadas del país, se planea saludos con armas de fuego por todo el país varias horas después. A todos se les dará el mismo mensaje escrito: «Acabamos de ser informados de la muerte de Su Majestad la Reina. Se requiere discreción».

Posteriormente, la Casa Real británica emitirá un comunicado oficial entregando la triste noticia al pública a través de televisión, radio y prensa, incluida con la confirmación de que el funeral tendrá lugar en diez días, después, en la Abadía de Westminster, se enterrará en la cripta familiar junto a su esposo el Príncipe Felipe en el castillo de Windsor.

Antes de todos esto, su cuerpo permanecerá durante tres días en el Palacio de Westminster, que se encontrará con sus puertas abiertas las 24 horas para que los ciudadanos presenten sus respetos.

El Departamento de Transporte también se informará de que Londres se encuentra «lleno» por primera vez en la historia, con trenes y autobuses inundando la capital para llorar la muerte de la Reina Isabel, y posteriormente, se alinearán en las calles para el funeral. Por eso, hay anexos especiales sobre soluciones al transporte, además por redes sociales.

En la web oficial de la Familia Real, se reemplazará la acutal página por un fondo negro con un breve mensaje donde se confirme la muerte de Su Majestad. Las webs gov.uk, tendrán que llevar un banner negro agregado. Todas las publicaciones en redes sociales, los ministros y departamentos del Gobierno deberán ser firmados y revisados por médicos especializados para mantener el control férreo sobre los mensajes sobre la Reina. No se permitirán declaraciones públicas de parlamentarios de alto nivel hasta que no declare el primer ministro, seguramente desde Downing Street en las horas posteriores a su muerte.

Deja una respuesta