Nueva York busca ampliar la esperanza de vida promedio a 83 años

Funcionarios de la ciudad anuncian un plan integral para revertir la tendencia de disminución de la esperanza de vida y mejorar la salud colectiva.

10 minutos de lectura
Times Square, Nueva York | D Ramey Logan / Commons

Este miércoles se ha dado a conocer una amplia agenda por parte de los funcionarios de la ciudad de Nueva York con el objetivo de “lograr vidas más saludables y más largas para todos los neoyorquinos” y elevar la esperanza de vida promedio de la ciudad a, al menos, 83 años. Este anuncio se produce en un momento en el que líderes de la salud pública de todo el país luchan contra la disminución de la esperanza de vida y buscan estrategias para revertir esta tendencia.

La nueva campaña de salud pública, denominada ‘HealthyNYC‘, tiene como propósito unir iniciativas dispares y en curso centradas en mejorar la salud mental, combatir el uso indebido de opioides, promover una alimentación más saludable y otros esfuerzos destinados a mejorar la salud de la población en su conjunto. El alcalde Eric Adams y los funcionarios de la ciudad de Nueva York también se han comprometido a abordar las muertes por armas de fuego y violencia de pareja, considerar la ubicación de parques públicos y tiendas de comestibles, y convertir la esperanza de vida en su “causa común” mediante la implementación de políticas en toda la ciudad.

El comisionado de Salud de la ciudad de Nueva York, Ashwin Vasan, quien supervisa la iniciativa, destacó que la esperanza media de vida en la ciudad se ha reducido en dos años, un declive acelerado por la pandemia de la Covid-19. Vasan subrayó la importancia de recuperar estos años y afirmó que cumplir con todos los objetivos de HealthyNYC para 2030 podría evitar alrededor de 7.300 muertes prematuras. Las autoridades han expresado su esperanza de alcanzar el objetivo de aumentar la esperanza de vida promedio a 83 años, que consideran una expectativa razonable para cualquier persona nacida en Nueva York.

Además de anunciar esta campaña, los funcionarios también se comprometieron a promulgar una ley local que obligará a la ciudad a seguir la agenda en los próximos años, lanzar una campaña mediática que proporcionará estrategias para que los residentes lleven una vida más saludable, abordar las disparidades raciales que contribuyen a las brechas en los resultados y crear paneles de datos que orientarán las inversiones futuras.

La campaña HealthyNYC se centrará en seis causas generales de muertes prematuras en la ciudad, como enfermedades crónicas relacionadas con la dieta, sobredosis de drogas, suicidios, covid-19, violencia y mortalidad materna. Además, se establecerán objetivos a alcanzar para 2030. Por ejemplo, se ha comprometido a reducir las muertes por covid en un 60 por ciento, las muertes relacionadas con cánceres prevenibles en un 20 por ciento y la mortalidad asociada al embarazo entre mujeres negras en un 10 por ciento.

El alcalde de Nueva York, Eric Adams |  Marc A. Hermann / MTA

La presidenta del comité de salud del Concejo Municipal de Nueva York planea presentar una legislación el jueves que requerirá a los funcionarios de salud informar sobre su progreso anualmente y establecer nuevas metas cada cinco años. Se destaca que no se tiene conocimiento de otras ciudades con requisitos similares, y Vasan considera que esta ley contribuirá a asegurar que la campaña perdure más allá de cualquier alcalde o comisionado de salud individual.

Vasan enfatizó que la esperanza de vida es y debe ser un punto de referencia fundamental para los gobiernos, ya que no existe una métrica más importante que permita evaluar el desempeño de una sociedad y una democracia que la duración y calidad de vida de sus habitantes.

A diferencia de muchas otras partes de Estados Unidos, donde la esperanza de vida comenzó a disminuir antes de la pandemia de covid, la esperanza de vida en la ciudad de Nueva York alcanzó su punto máximo en 82.6 años en 2019, según los datos de salud de la ciudad, en contraste con el promedio nacional de 78.9 años en ese mismo año. Los expertos atribuyen la esperanza de vida más alta de Nueva York a diversos factores, como las estrictas leyes locales de salud pública y las ventajas de vivir en un entorno urbano, que promueve la actividad física y el acceso a tiendas de comestibles y otros beneficios para la salud. Además, señalan que las zonas urbanas atraen a residentes con mayores niveles de ingresos y educación, lo que se asocia con una mayor esperanza de vida. Sin embargo, la esperanza de vida en Nueva York cayó drásticamente a 78.0 años en 2020, a raíz del impacto de la pandemia de covid. Ese mismo año, la esperanza de vida nacional disminuyó a 76.8 años.

Los funcionarios reconocen que la disminución de la esperanza de vida se ha relacionado frecuentemente con “muertes por desesperación”, que han experimentado un aumento tanto a nivel local como nacional, incluyendo suicidios, sobredosis de drogas y alcoholismo. Por esta razón, se han comprometido a reducir las muertes por sobredosis de drogas en un 25 por ciento y los suicidios en un 10 por ciento para 2030. Además, destacan que están abordando causas más amplias y a menudo pasadas por alto de la mortalidad prematura, como la reducción de las muertes relacionadas con enfermedades cardiovasculares y diabetes en un 5 por ciento.

El alcalde Adams subrayó la importancia de abordar las enfermedades crónicas y destacó que es fundamental cambiar de un sistema de atención a los enfermos a un sistema de atención sanitaria más proactivo y preventivo.

Los funcionarios de la ciudad de Nueva York también están buscando la colaboración de socios en los sectores de atención médica, servicios sociales y el sector privado, muchos de los cuales ya estaban llevando a cabo esfuerzos para mejorar la salud comunitaria, aunque de manera no coordinada. Karen Ignagni, directora ejecutiva de EmblemHealth, un plan de salud sin fines de lucro que presta servicio a más de 3 millones de personas en la región metropolitana de Nueva York, considera que este esfuerzo es una responsabilidad social compartida. EmblemHealth se ha comprometido a alinear su trabajo con el Departamento de Salud, por ejemplo, utilizando los 14 centros vecinales de su organización para aumentar el acceso a alimentos saludables y servicios de salud mental, y compartiendo datos que respaldarán los nuevos paneles de datos de la ciudad. Invita a otras organizaciones en la ciudad de Nueva York a asumir compromisos similares.

Los expertos en salud pública también destacan el largo y exitoso historial de iniciativas de salud pública de la ciudad de Nueva York. A principios de la década de 2000, el alcalde Mike Bloomberg siguió una agenda a menudo controvertida que incluyó aumentar los impuestos a los cigarrillos, prohibir fumar en los lugares de trabajo e intentar limitar la venta de grandes bebidas azucaradas. Los funcionarios atribuyen a las iniciativas de Bloomberg el mérito de haber ayudado a aumentar la esperanza de vida de la ciudad antes de la pandemia.

¿Qué te ha parecido este artículo?

¡Gracias por tus feedbacks!

¿Has visto un error de redacción o tienes alguna sugerencia?

Los medios de comunicación independientes no se financia con partidos ni subvenciones, lo hacen sus lectores. Si crees en un periodismo libre e independiente, únete a Diario de España.

POLÍTICA

Desde mayo de 2022 ha cubierto la información de Ciudadanos y Vox en la sección política, también ha informado de los acontecimientos globales en la sección internacional. Conduce el podcast ‘Esfera Internacional’ de Diario de España. Actualmente escribe la columna 'El Ciudadano' cada domingo.

Deja una respuesta

Enable Notifications OK No thanks