¿Cómo se convirtió Felipe V en Rey de España con la Guerra de Sucesión?

4 minutos de lectura

Felipe V de España, un protagonista clave en la historia europea del siglo XVIII, dejó su huella con un reinado lleno de cambios y reformas. Nacido en Versalles, Felipe V tenía una ascendencia compleja, siendo nieto del rey francés Luis XIV y bisnieto de Felipe IV de España. Su llegada al trono, no exenta de controversia y disputas internacionales, marcó el inicio de una época de transformación tanto en el interior como en el exterior del país.

Felipe V, el duque de Anjou, se encontró en una posición inusual en la línea de sucesión. A pesar de su ascendencia real, las circunstancias políticas y los tratados internacionales parecían complicar su herencia del trono. A medida que las naciones europeas negociaban acuerdos de partición para repartirse los territorios españoles, Felipe V finalmente ascendió al trono español en 1700, desencadenando una serie de eventos que darían forma a su reinado.

Felipe V introdujo una serie de reformas significativas en la administración y la economía españolas. Modernizó la administración pública, estableciendo intendencias para una gestión más eficiente y profesional. Además, reforzó la economía, fomentando la agricultura, impulsando el comercio y mejorando el sistema fiscal para equilibrar las finanzas del Estado.

Siguiendo el ejemplo de su abuelo Luis XIV, Felipe V promovió el desarrollo artístico y cultural en España. Inició la construcción de edificios emblemáticos como el Palacio Real de La Granja de San Ildefonso y el Palacio Real de Madrid. También fundó instituciones académicas como la Real Academia Española y la Real Academia de la Historia, impulsando la educación y el aprendizaje.

El reinado de Felipe V no estuvo exento de conflictos internacionales. La Guerra de Sucesión Española marcó su llegada al trono y tuvo un impacto duradero en las relaciones con otras potencias europeas. Las disputas territoriales y las tensiones políticas llevaron a conflictos armados, como la Batalla de Almansa en 1707 y la participación de España en la Guerra de Sucesión Europea.

La política exterior de Felipe V estuvo marcada por su intento de consolidar y expandir los territorios bajo influencia española. Buscó recuperar los territorios italianos y establecer reinos satélites, lo que generó conflictos con otras naciones europeas, como Gran Bretaña y Austria. Estos esfuerzos a menudo llevaron a tensiones y alianzas cambiantes en la arena internacional.

El legado de Felipe V es complejo y diverso. Sus reformas y políticas transformaron la estructura administrativa, económica y cultural de España. Sin embargo, su reinado también estuvo marcado por conflictos internos y externos, así como por desafíos políticos y territoriales. En última instancia, Felipe V dejó una huella duradera en la historia de España y en el desarrollo de la monarquía borbónica en el siglo XVIII.

¿Qué te ha parecido este artículo?

¡Gracias por tus feedbacks!

¿Has visto un error de redacción o tienes alguna sugerencia?

Los medios de comunicación independientes no se financia con partidos ni subvenciones, lo hacen sus lectores. Si crees en un periodismo libre e independiente, únete a Diario de España.

Deja una respuesta

Enable Notifications OK No thanks