Se cumplen 850 años del inicio de la construcción de la torre Pissa: el edificio que desafió a la gravedad

Un vistazo a la historia y construcción de la icónica Torre Campanario de la Catedral de Pisa

4 minutos de lectura
La torre Pissa junto a la catedral | Johann H. ADdicks
La torre Pissa junto a la catedral | Johann H. ADdicks

En la pintoresca plaza del Duomo de Pisa, en la región italiana de la Toscana, se erige un monumento que ha cautivado la imaginación de visitantes y expertos por siglos. La famosa Torre Inclinada de Pisa, también conocida como la Torre Pendente di Pisa, es una obra maestra arquitectónica que ha resistido el paso del tiempo y desafía las leyes de la gravedad con su inclinación característica. Este emblemático campanario, parte integral de la Catedral de Pisa, se ha convertido en un símbolo reconocido en todo el mundo.

La historia de la Torre Inclinada de Pisa es una saga de ingeniería y persistencia a lo largo de los siglos. Su construcción comenzó en un período de éxito militar y prosperidad en agosto de 1173, cuando se colocaron los cimientos de esta estructura única. Originalmente diseñada para alcanzar una altura de 60 metros, la torre sufrió un revés inesperado: su construcción sobre un suelo blando provocó que se inclinara durante su edificación.

A medida que se levantaban los pisos, la inclinación se acentuó, llegando a 3.9 metros desde la vertical. La combinación de cimientos débiles y un subsuelo inestable fue el desafío que los constructores tuvieron que enfrentar durante años. A lo largo de tres etapas de construcción, que abarcaron casi dos siglos, arquitectos como Guglielmo y Bonanno Pisano, entre otros, contribuyeron a la creación de esta maravilla arquitectónica.

Vista panorámica (de izquierda a derecha) del Campanile (Torre inclinada de Pisa), la Catedral de Pisa, y el Baptisterio de Pisa en la Piazza dei Miracoli | Arne Müseler

A medida que la torre se completaba en el siglo XIV, su inclinación preocupante llevó a un cierre temporal al público y desencadenó una serie de esfuerzos de reparación y estabilización. En 1990, la inclinación había alcanzado 5.5 grados, lo que llevó al gobierno italiano a solicitar asistencia para evitar un posible derrumbe. Fue durante este período que la torre fue cerrada al público por motivos de seguridad.

En un esfuerzo por salvar este ícono cultural, ingenieros y especialistas llevaron a cabo trabajos de consolidación entre 1993 y 2001. Se retiraron 70 toneladas de tierra y se añadieron contrapesos de plomo, logrando reducir la inclinación a 3.97 grados. La torre, finalmente, volvió a abrir sus puertas al público en 2011 después de dos décadas de arduos esfuerzos de restauración.

La Torre Inclinada de Pisa es mucho más que una curiosidad arquitectónica; forma parte del conjunto patrimonial de la plaza del Duomo, reconocido por la UNESCO en 1987 como Patrimonio de la Humanidad. Esta obra maestra combina elementos románicos y góticos en su estructura, y su campanario alberga siete campanas, cada una correspondiente a una nota musical de la escala.

¿Qué te ha parecido este artículo?

¡Gracias por tus feedbacks!

¿Has visto un error de redacción o tienes alguna sugerencia?

Los medios de comunicación independientes no se financia con partidos ni subvenciones, lo hacen sus lectores. Si crees en un periodismo libre e independiente, únete a Diario de España.

Deja una respuesta

Enable Notifications OK No thanks