La autora confesa del rapto del recién nacido del hospital de Basurto podría enfrentarse a 6 años de prisión

6 minutos de lectura

La autora confesa del rapto de un recién nacido del hospital de Basurto, en Bilbao, ha quedado en libertad sin ninguna medida de vigilancia, pero “aún no ha sido juzgada”, y podría enfrentarse a una petición de pena que rondará los seis años de prisión por el delito de detención ilegal de una persona vulnerable.

Así lo ha aclarado el juez decano de Bilbao, Aner Uriarte, quien ha expresado que la noticia de ese secuestro le sobrecogió especialmente, ya que, como padre, se puso en la piel de los progenitores víctimas de este caso y empatizó con “el miedo y el dolor” que tuvieron que padecer esa noche hasta que apareció el niño y se lo entregaron de nuevo al día siguiente.

Uriarte ha razonado que la jueza de guardia del caso, que ha rechazado la petición de ingreso en prisión solicitado por el fiscal y ha resuelto la libertad provisional para la arrestada, ha adoptado esa decisión después haberla tomado declaración y sobre los informes elaborados por un forense y de un médico de Osakidetza sobre la mujer tras su detención, que coincidían en que no era necesario su internamiento para ser tratada en un centro psiquiátrico.

Pero ese auto no es el final del procedimiento. “No fue un juicio y no se ha archivado el caso”, ha aclarado. De hecho, según ha añadido, la secuestradora, que entró haciéndose pasar por una profesional sanitaria y logró secuestrar al bebé, “cometió un delito de una responsabilidad penal gravísima” y podría enfrentarse a una petición de pena de alrededor de seis años por haber raptado a una persona especialmente vulnerable.

Ha considerado que, probablemente, la secuestradora “estaba tan obsesionada con ser madre” que le llevó a fingir un embarazo ante su familia y amigos, y a raptar después a un recién nacido.

Pero la jueza “que la ha conocido” habrá constatado que “es posible que se haya dado de bruces con la realidad” y “que se haya mostrado destrozada y muy arrepentida de haberlo hecho”, y por ello, finalmente, “haya descartado la posibilidad de reiteración del delito”, uno de los principios que deben darse para ordenar el internamiento.

De la misma manera y también sobre el informe forense, la jueza ha considerado que no hay riesgo de fuga, porque la raptora “habrá manifestado tener arraigo, una familia y amigos aquí en Bizkaia”, a los que “no abandonaría”, “ni tiene medios para huir”.

Tampoco se ha estimado “que haya riesgo de destrucción de pruebas”, porque “aparentemente, tras su confesión, la investigación policial ha tenido que ser sencilla y la Ertzaintza ha podido recabar las pruebas necesarias”, ha reflexionado.

Por ello, “como la ley es garantista”, la jueza de guardia ha resuelto dejarla en libertad, ha sentenciado el juez decano.

Uriarte ha constatado que la Fiscalía, que había pedido prisión provisional para la detenida, ha recurrido el auto judicial y ha indicado que también el abogado defensor podría recurrirlo, dado que hay un plazo de tres días para la presentación de esos recursos.

El procedimiento pasa desde este lunes al Juzgado de Instrucción Número 9 de Bilbao, que será el que lleve desde ahora la investigación del caso.

El juez decano ha descartado que la familia pueda pedir al Servicio Vasco de Salud-Osakidetza algún tipo de responsabilidad por lo penal

El juez decano ha descartado que la familia del bebé raptado pueda pedir al Servicio Vasco de Salud-Osakidetza algún tipo de responsabilidad por lo penal, si bien tendrían la posibilidad de iniciar algún tipo de reclamación patrimonial, ha añadido.

El padre del bebé recién nacido secuestrado comentó tras conocer la puesta en libertad provisional sin medidas cautelares de la raptora que iba a solicitar una orden de alejamiento de esa mujer y que estudiarán una posible demanda contra el Servicio Vasco de Salud-Osakidetza.

La mujer arrestada por estos hechos, de 24 años, había recibido atención psiquiátrica ambulatoria en un centro de Osakidetza, y había sufrido recientemente un aborto, según manifestó su letrado.

El abogado, Andrés Falceto, anunció que la mujer iba a pedir su ingreso voluntario en un psiquiátrico. De ser así, tras ser examinada, los médicos determinarán si se queda en el centro o no, en función de sus circunstancias personales o médicas, al margen del proceso en el ámbito judicial.

¿Qué te ha parecido este artículo?

¡Gracias por tus feedbacks!

¿Has visto un error de redacción o tienes alguna sugerencia?

Los medios de comunicación independientes no se financia con partidos ni subvenciones, lo hacen sus lectores. Si crees en un periodismo libre e independiente, únete a Diario de España.

Deja una respuesta

Enable Notifications OK No thanks