Bolaños intenta acceder a la tribuna del acto del 2 de mayo sin ser el representante del Gobierno

3 minutos de lectura

El ministro de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños, protagonizó un altercado en el desfile militar del 2 de mayo en Madrid al intentar colarse en la tribuna de honor, lo que generó gritos de «¡dimisión, dimisión!» por parte del público presente.

Bolaños, quien previamente había dado un mitin contra la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y contra el líder de la oposición, Alberto Núñez Feijóo, intentó ingresar a la tribuna de honor, pero el departamento de protocolo del Gobierno madrileño se lo impidió.

El ministro se ubicó finalmente en el lugar que tenía asignado, junto a alcaldes madrileños y los candidatos del PSOE a la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid. Sin embargo, tras permanecer un rato en el lugar, decidió marcharse antes de que terminara el acto, acompañado por líderes socialistas.

Según fuentes presenciales, Bolaños y su equipo adoptaron una actitud «chulesca y prepotente» durante todo el altercado. Los servicios de protocolo de la presidencia madrileña tuvieron que recordarle en varias ocasiones el decreto que regula el protocolo y explicarle por qué no podía subir a la tribuna, donde ya se encontraban otras autoridades. Bolaños, sin embargo, se marchó enfadado tras buscar a sus compañeros de partido en la zona donde estaban situadas las demás autoridades.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, quien hoy ostentaba la representación del Estado, presenció la escena desde un lugar preferencial, mostrando su incomodidad y nerviosismo durante el homenaje a los españoles caídos.

Antes del altercado, el ministro de la Presidencia había dado un mitin dentro de la Real Casa de Correos, donde declaró que «lamenta decepcionar» a los «crispadores, a los odiadores, a los que se inventan mentiras para generar lío, a los que viven cómodos en el enfrentamiento», en clara referencia al Gobierno de Ayuso.

El altercado ha sido considerado una situación «inédita» por parte de fuentes cercanas a la Puerta del Sol, ya que un ministro del Gobierno de España se presentó en unos actos institucionales de una comunidad autónoma a los que no había sido invitado y en los que no era bienvenido. Fuentes de Moncloa consideran que se ha «sobredimensionado» una polémica «artificial» y acusan al Ejecutivo autonómico de ir «a la confrontación directa» con el Gobierno de Sánchez.

¿Qué te ha parecido este artículo?

¡Gracias por tus feedbacks!

¿Has visto un error de redacción o tienes alguna sugerencia?

Los medios de comunicación independientes no se financia con partidos ni subvenciones, lo hacen sus lectores. Si crees en un periodismo libre e independiente, únete a Diario de España.

Deja una respuesta

Enable Notifications OK No thanks