La Generalitat ampliará los espacios libres de humo en exteriores y prohibirá fumar en las terrazas

3 minutos de lectura

La Generalitat de Cataluña trabaja en una normativa para ampliar los espacios libres de humo en exteriores, entre ellos en los alrededores de escuelas o en las terrazas de bares, y a la vez ofrecerá de forma gratuita tratamientos sustitutivos de nicotina a las personas con rentas por debajo de los 18.000 euros anuales.

Así lo ha avanzado el ‘conseller’ de Salud, Josep Maria Argimon, en una entrevista en TV3, en la que ha admitido que desde el año 2017 el porcentaje de fumadores se ha estancado en torno al 23% de la población, por lo que hay que dar «un impulso» desde la Administración para que desciendan las cifras.

En este sentido, ha detallado que el Departamento de Salud está preparando una normativa para que haya espacios exteriores libres de humo, entre los que ha enumerado los entornos de las escuelas, las terrazas de bares y restaurantes, y las marquesinas de paradas de autobuses, aunque no ha concretado las sanciones que habría por incumplimiento.

Esta iniciativa va en la misma línea de trabajo del Plan Integral contra el Tabaquismo, encallado desde hace varios meses en el Ministerio de Sanidad. Argimon ha recordado que estas medidas ya se las había planteado Cataluña para una normativa estatal que aún no ha prosperado: «Ahora lo podemos hacer nosotros —desde la Generalitat—, perfectamente», ha considerado.

El Departamento de Salud está ultimando el borrador de la normativa para llevarla al Consell Executiu en las próximas semanas, tras lo cual se enviará al Parlament para su trámite parlamentario, ha indicado el ‘conseller’.

Como la incidencia del tabaquismo es mayor entre las personas con menos recursos, Argimon ha explicado que Salud además va a ofrecer gratuitamente el tratamiento sustitutivo de nicotina a los fumadores con rentas más bajas de 18.000 euros, que son unas 600.000 personas en Cataluña.

A diferencia de la normativa de los espacios libres de humo, esta medida no tiene que pasar por el Parlament, sino que solo lo debe aprobar el Departamento de Salud y se empezará a aplicar en enero, ha precisado el ‘conseller’.

Deja una respuesta