El conductor detenido por atropellar a dos ciclistas y dejar a otro crítico en Castellbisbal (Barcelona), aceleró, sacó el brazo y les hizo una peineta

3 minutos de lectura

El hombre de 41 años detenido en la noche del día de ayer tras haber atropellado mortalmente a dos ciclistas y dejar en estado crítico a otro en Castellbisbal (Barcelona), no solo no frenó, sino que aceleró, sacó el brazo y les hizo una peineta, según cuenta uno de los supervivientes del atropello.

Según informa la Agencia EFE, el conductor era vecino de Martorell (Barcelona), donde anoche fue detenido tras darse a la fuga, sin a visar a los servicios de emergencias tras el atropello mortal al grupo de ciclistas. El conductor tiene antecedentes desde el 2013 por delitos contra la seguridad vial.

En declaraciones a EFE TV, Pedro Cancio, presidente del club de ciclistas de Rubí, que forma parte del grupo de esas ocho personas atropelladas en una carreta entre Castellbisbal y Martorell, asegura que hubo «mala intención» por parte del conductor del vehículo, ya que «se cambió sin motivo del carril y aceleró».

«El que iba el último en el grupo, que pudo reaccionar y caerse a un lado, sin más consecuencias, vio cómo (el conductor) aceleró y sacó el brazo como diciendo, ‘Aquí os quedáis’«, y gesticulando con una ‘peineta‘», asegura.

«Cuando íbamos por un puente ancho, pasado Martorell, un coche de frente cambió de carril y se llevó a todos por delante. El coche, ademas, ni frenó, aceleró«, lamenta Cancio, que también reivindica que «esto no es una accidente, no ha sido sin querer: tal y como ocurrieron los hechos, es un atentado«.

Por otro lado, pese a que la detención del conductor se realizó en su domicilio y que tuvo lugar varias horas después del mortal atropello, los Mossos están a la espera de recibir los resultados de un test de alcohol y drogas, según fuentes cercanas al caso y según informa EFE.

El detenido ha pasado toda la noche en la comisaría de los Mossos d’Esquadra en Martorell, aunque ya ha sido trasladada a la de Rubí, con previsión de que mañana pase a disposición judicial. De los dos heridos trasladados al hospital de Bellvitge, uno está fuera de peligro y otro se encuentra en estado crítico.

Fue un vecino quien localizó el coche con el que el conductor embistió a los ciclistas, que se encontraba abandonado en una plaza de la localidad de Martorell, lleno de sangre en la parte del conductor y con la luna frontal «totalmente destrozada», según indicó en declaraciones a la Agencia EFE.

Deja una respuesta