Cataluña pedirá al nuevo Gobierno tras el 23-J un margen de déficit de al menos el 1% del PIB

2 minutos de lectura
El presidente de la Generalitat de Catalunya, Pere Aragonés, junto a la consejera de Presidencia, Laura Vilagrà, en una sesión de control en el Parlament el pasado 28 de junio
El presidente de la Generalitat de Catalunya, Pere Aragonés, junto a la consejera de Presidencia, Laura Vilagrà, en una sesión de control en el Parlament el pasado 28 de junio | FRANCESC XAVIER SUBIAS SALVÓ

La Generalitat de Cataluña solicitará al Gobierno español que, tras las elecciones generales del 23-J, se le permita disponer de un margen de déficit equivalente, al menos, al 1% del PIB catalán en 2024. En plena carrera electoral, la consellera de Economía de la Generalitat, Natàlia Mas, ha expresado su descontento por la intención del Estado de acaparar el 100% del margen de déficit permitido para todas las administraciones en 2024.

Después de un período de suspensión de las reglas fiscales debido a la pandemia de la COVID-19, las autoridades europeas han advertido que en 2024 los presupuestos de los países de la UE deberán ceñirse a un déficit equivalente al 3% del PIB. Sin embargo, la Generalitat denuncia que el Estado busca imponer un “déficit cero” a las comunidades autónomas y un superávit del 0,2% a los ayuntamientos.

Según Mas, resulta injusto que el Estado acapare la totalidad del déficit cuando las responsabilidades del gasto están compartidas entre las administraciones. La consellera argumenta que las comunidades autónomas asumen la mayor parte del gasto en salud, educación y derechos sociales, entre otras áreas. Por lo tanto, considera que las comunidades deberían tener derecho a una parte del déficit, correspondiendo al menos un 1%, que representa un tercio del gasto asumido.

Además, la Generalitat también exigirá al próximo Gobierno que las elecciones no interfieran en el despliegue de los fondos europeos Next Generation. Mas destaca que se trata de una oportunidad histórica que no se puede desperdiciar y vuelve a denunciar la opacidad en la gestión estatal de estos fondos, así como los retrasos en la implementación de instrumentos clave como los PERTE.

La Generalitat de Cataluña busca garantizar su autonomía económica y financiera, reclamando una distribución equitativa del déficit y exigiendo que se aproveche al máximo la oportunidad que representan los fondos europeos Next Generation, sin que las elecciones supongan un obstáculo para su implementación.

¿Qué te ha parecido este artículo?

¡Gracias por tus feedbacks!

¿Has visto un error de redacción o tienes alguna sugerencia?

Los medios de comunicación independientes no se financia con partidos ni subvenciones, lo hacen sus lectores. Si crees en un periodismo libre e independiente, únete a Diario de España.

Deja una respuesta

Enable Notifications OK No thanks