Aragonès insiste en defender su propuesta de impulsar un acuerdo de claridad para determinar las condiciones de un referéndum pactado con el Gobierno

6 minutos de lectura
30/08/2022 El exprimer ministro francés, Bernard Cazeneuve, y el presidente de la Generalitat, Pere Aragonpes, en la Rencontre des Entrepeneurs de France de la patronal Medef, que se celebra en París (Francia), a 30 de agosto de 2022.. El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha reivindicado la voluntad del Govern de que se pueda celebrar una referéndum acordado con el Gobierno sobre la independencia de Catalunya en el que "las dos partes se comprometan a aceptar el resultado" de la consulta. EUROPA POLÍTICA FRANCIA GOVERN

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha defendido este sábado su propuesta de impulsar un acuerdo de claridad para determinar las condiciones para celebrar un referéndum pactado: “Hicimos el referéndum del 1-O y haremos que Cataluña vuelva a votar”.

“Lo volveremos a hacer posible para dar respuesta a la amplia, sólida y transversal mayoría de la ciudadanía de Cataluña que quiere decidir en libertad el futuro del país”, ha dicho en una declaración institucional por el quinto aniversario del 1-O, que ha grabado en la Generalitat y ha emitido TV3, y en la que no ha citado la crisis de Govern.

Aragonès ha reivindicado las lecciones del 1-O con el fin de volver a trabajar para ejercer la autodeterminación: “Tenemos que volver a encontrarnos. Volver a trabajar en positivo en aquello que nos une de forma incuestionable. En aquello que hoy todavía despierta todo nuestro orgullo“.

Considera que la manera de lograr esta unidad es el “amplio consenso” que, a su juicio, existe en la sociedad catalana a favor de que Cataluña decida su futuro en un referéndum.

El presidente ha sostenido que la autodeterminación es un derecho irrenunciable que deben ejercer “asegurando que todo el mundo se sienta llamado a votar y garantizando el acompañamiento de la comunidad internacional y que todas las partes implicadas reconozcan el resultado”.

Por eso, ha insistido en su propuesta de plantear un acuerdo de claridad al Gobierno “para determinar cuándo y cómo Cataluña debe poder ejercer de nuevo el derecho a decidir”.

Aragonès ha reiterado que es la única vía para resolver el conflicto y que, para lograrlo, el soberanismo debe volver a centrar su discurso en la democracia: “Tenemos que volver a centrarnos en el derecho a voto, en los derechos y libertades que todos tenemos y que queremos ejercer con plenitud”.

“Tenemos que volver a defender la democracia. Por convencimiento con los derechos y las libertades colectivas. Y porque, cuanta más democracia, más cerca estaremos de la independencia”, y ha dado las gracias a todas las personas que hicieron posible el 1-O y fueron a votar ese día. EL 1-O, 

“Una gran victoria”

  El jefe del Ejecutivo ha definido el 1-O como un día histórico que “forma parte de la memoria colectiva del país”, ya que considera que se demostró el compromiso democrático de la población catalana y el deseo de decidir libremente su futuro.

“Sin duda, una gran victoria. Una gran lección de valores democráticos ante la represión del Estado que nos enseña que el camino hacia la república catalana es el camino de los derechos y las libertades”, ha subrayado.

Asimismo, ha destacado que el 1-O fue posible gracias a la “alianza infranqueable” entre instituciones, sociedad civil y ciudadanía, y ha argumentado que gracias a este trabajo conjunto pudo haber urnas y papeletas, y se pudieron defender los colegios electorales ante las cargas policiales. 

  Ha lamentado que todos los miembros del Govern de ese momento, como el entonces presidente Carles Puigdemont y el vicepresidente Oriol Junqueras, “están pagando un precio muy alto”, así como la que era presidenta del Parlament, Carme Forcadell.

“Cárcel, exilio, multas e inhabilitaciones. La suspensión de nuestras instituciones. La amenaza judicial que todavía perdura. El coste personal para muchas de las personas que hay detrás del 1-O es altísimo”, y cree que se les debe apoyar y dar un reconocimiento colectivo.

En este sentido, ha asegurado que hará todo lo que esté en sus manos “para poner fin a toda forma de represión” y que por eso trabajará para una amnistía. 

  Este discurso es el único acto institucional por el quinto aniversario del 1-O, ya que la crisis del Govern entre ERC y Junts ha hecho replantear los actos de la jornada.

La Generalitat estaba trabajando en un acto con participación de todos los consellers actuales y de protagonistas de 2017, como Puigdemont y Junqueras, pero a raíz del choque entre los socios de la coalición se decidió replantear el acto y limitarlo a esta declaración.

¿Qué te ha parecido este artículo?

¡Gracias por tus feedbacks!

¿Has visto un error de redacción o tienes alguna sugerencia?

Los medios de comunicación independientes no se financia con partidos ni subvenciones, lo hacen sus lectores. Si crees en un periodismo libre e independiente, únete a Diario de España.

Deja una respuesta

Enable Notifications OK No thanks