Cantabria suma 601 incendios hasta julio y más de 5.800 hectáreas quemadas

3 minutos de lectura
17/04/2022 Incendio forestal. POLITICA GOBIERNO DE CANTABRIA

Un total de 601 incendios forestales, el «90 por ciento» originados por la actividad humana, quemaron hasta julio más de 5.800 hectáreas de arbolado, matorral y pastos en Cantabria, según los datos facilitados por la Consejería de Desarrollo Rural a Efe.

Así, en enero hubo 111 incendios, que quemaron más de 2.350 hectáreas; en febrero se registraron 97 incendios, con cerca de 810 hectáreas calcinadas; marzo fue el mes que más incendios se contabilizaron, hasta 204, arrasando 1.545 hectáreas; en abril hubo 95 focos y casi 580 hectáreas quemadas; en mayo, 58 incendios y 375 hectáreas; en junio, una docena de fuegos se propagaron por 21 hectáreas; y en julio se prendieron 126 hectáreas a través de 24 focos.

El director general de Medio Natural del Gobierno autonómico, Antonio Lucio, explica a Efe que Cantabria está pasando «un buen» verano en cuanto a incendios, sobre todo si se compara con otras comunidades autónomas.

Hasta este martes, 23 de agosto, Cantabria suma 26 incendios, y todos ellos «de muy pequeña extensión», subraya Lucio, quien señala que el operativo del que dispone el Gobierno regional contra incendios está evitando un daño mayor por la propagación del fuego, que tiene unas condiciones «propicias» para expandirse por la sequía y las altas temperaturas.

Los meses de verano «no son los más peligrosos» para los montes de Cantabria, indica Lucio, puesto que, como atestiguan los datos, los incendios se suelen concentrar en los meses de diciembre a abril, «coincidiendo con la época del año en la que es frecuente el viento sur, que llega muy seco a la comunidad, y que favorece la acción de los incendiarios», añade.

Pese a todo, el Ejecutivo se mantiene vigilante, con la zona sur de la región y Liébana en alerta, lo que ha sido una constante durante las últimas semanas, también en el resto de la comunidad.

Lucio apunta que la alerta se prolongará «semanas» porque, «estadísticamente, cuando ha habido algún gran incendio en Cantabria, ha sido hacia el final del verano». «Eso nos obliga a estar alerta», afirma.

Además, los informes del Gobierno de Cantabria constatan que un 90 por ciento de los incendios forestales tiene su origen en la mano del hombre, ya sean provocados o por una «negligencia», y el resto se deben a accidentes o causas naturales.

Deja una respuesta