Un gran pacto por la educación

4 minutos de lectura

Se puede decir que en España la educación durante los más de cuarenta años de democracia ha estado unido siempre a la política de su tiempo, es decir, cada vez que gobierna un color político deroga la anterior ley del otro color, creando así, una nueva ley educativa modelada y llena de imposiciones que poco a poco han ido degradando el sistema educativo sin contar con los principales protagonistas: la comunidad educativa. Unas ocho leyes educativas han regulado la educación española. Nada visto en Europa.

 

Y así se estrena la brillante e inigualable LOMLOE, ley orgánica para la mejora de la calidad educativa, empezada por la ex-ministra de educación Isabel Celaá y terminada por la actual ministra de educación Pilar Alegría en el seno de la coalición de gobierno PSOE-Podemos, donde se ahoga al profesorado de papel burocrático innecesario, las notas en primaria se convierten en resultados cualitativos, no hay límite de suspensos en la Educación Secundaria Obligatoria (o sea la repetición de curso va a ser excepcional), se suprime el castellano como lengua vehicular, introducción de imposiciones lingüísticas “inclusivas”, se hace que el alumnado sea mucho más indeciso, etc…

Además de todo, la ley es creada por pedagogos, naciendo con una gran falta de consenso y controversia y sin contar en ningún momento con el pilar fundamental de la educación: profesorado, alumnado, familias, entre otros,… Una ley que solamente sirve para abastecer los intereses personalistas y políticos del actual gobierno de coalición y sobre todo para tapar, en su mayoría, los desastrosos datos de la educación española a consta de bajar las exigencias y el nivel educativo para crear un rebaño de jóvenes sin experiencia e incultos. Les importa más subir las notas que arreglar desde la base la educación española. Cabe destacar que según la OCDE, España es el país con más repetidores en secundaria. Es decir, esta ley que presume de la mejora educativa, lo único que hace es destrozarla más y desilusionar al alumnado que se esfuerza y trabaja día tras día.

 

Se necesita urgentemente un Gran Pacto de Estado por la Educación en nuestro país que transforme el sistema educativo en todos sus niveles para que quede libre de ideologías impositivas y sea una educación de calidad a la altura de un gran país. Para esto debemos contar con el profesorado, alumnado y familias, ellos son los que realmente sustentan la educación en nuestro país.

 

Nosotros, los jóvenes, que día tras día vemos como la educación se degrada cada vez más, lucharemos para que la España actual despierte y no se normalice tantos cambios en unos pilares fundamentales del Estado porque nos merecemos poder estar al mismo nivel de los grandes países europeos, volver a la senda de la moderación siendo conscientes que nos jugamos todo nuestro futuro más presente.

 

Jaime Carretero Barrantes

¿Qué te ha parecido este artículo?

¡Gracias por tus feedbacks!

¿Has visto un error de redacción o tienes alguna sugerencia?

Los medios de comunicación independientes no se financia con partidos ni subvenciones, lo hacen sus lectores. Si crees en un periodismo libre e independiente, únete a Diario de España.

Deja una respuesta

Enable Notifications OK No thanks