¿Gran apagón en Europa?: Francia y Alemania se preparan, China alerta a sus ciudadanos y Austria y Suecia toman medidas adicionales

4 minutos de lectura

Oímos hablar estos días de un posible gran apagón en Europa debido al posible corte de gas por parte de Rusia. No es mentira, cuando se dice que países de la UE, como Alemania y Francia, comienzan a prepararse para este posible futuro apagón.

Este presunto corte de suministro, sucede cuando en España, sufrimos una ola de calor en la que, en ciertos puntos de España, los termómetros se acercan a los 40º grados, pero nada más lejos de la realidad, porque el pasado 22 de diciembre, Kosovo sufrió restricciones de suministro debido a la avería sufrida por dos centrales de carbón, principal fuente energética del país, y como consecuencia, el país balcánico se quedó dos horas sin luz para sortear esa escasez.

El pasado mes de junio, Rusia tensó la cuerda con Alemania, hasta que Gazprom cortó “por completo” el suministro de gas a las compañías como Ørsted, el principal grupo energético de Dinamarca y a Shell Energy Europe, que suministra el gas a Alemania. La razón: negarse a pagar en rublos.

Además, el propio Kremlin ya ha advertido de que todo el mundo sufrirá las consecuencias del embargo parcial europeo a las importaciones de petróleo ruso, anunciando de la busca de otros mercados para minimizar el impacto, que será “extremadamente doloroso”, según informa algunos expertos.

Incluso, para hacer frente a este escenario, Alemania ha decidido publicar una guía con consejos para que los ciudadanos sepan actuar ante este apagón y que nos les pille de imprevisto. Entre las recomendaciones publicadas, se establece el almacenamiento de alimentos y agua para 10 días, fijarse en que los productos que se compran tengan la fecha de caducidad lo más lejana posible, reponer los víveres periódicamente y comprar poco a poco para evitar desabastecimiento

Impulsar en Europa la energía nuclear

La energía nuclear no comenzó con buen pie este año, ya que Berlín rescindió de él, reactivándose en Bruselas, donde reconoció a la nuclear como energía verde, al menos, hasta el 2045. La reactivación en la UE de la energía nuclear, ayudaría a la reducción de las emisiones de gases de efectos invernadero, limitaría las alteraciones del mercado energético (debido a los crecientes flujos de energías renovables) y reforzaría a la garantía de suministro

Las inversiones en la energía nuclear, ayudaría a Europa a poder estabilizar la reducción del abastecimiento de electricidad de carga base a medida que se van cerrando las fábricas de carbón y las viejas centrales, pero solo a largo plazo. Hasta el momento, se prevé que los reactores nucleares con una capacidad total de más de 20 GW, se clausuren en 2030.

Incluso, tras el inicio de la invasión de Rusia a Ucrania, la Agencia Internacional de la Energía, solicitó a los países europeos con centrales nucleares, que se replanteasen los cierres que tengan programados para reducir su independencia del gas ruso en la generación de la electricidad.

Según la AIE, las nucleares aportan un 25% de la electricidad en la Unión Europea, pero sin las modificaciones en las políticas actuales, aunque ese porcentaje bajará de “forma importante” en los próximos años.

¿Qué te ha parecido este artículo?

¡Gracias por tus feedbacks!

¿Has visto un error de redacción o tienes alguna sugerencia?

Los medios de comunicación independientes no se financia con partidos ni subvenciones, lo hacen sus lectores. Si crees en un periodismo libre e independiente, únete a Diario de España.

Deja una respuesta

Enable Notifications OK No thanks