Luis Rubiales presentará hoy su dimisión como presidente de la RFEF

El dirigente opta por dejar el cargo tras sus últimas polémicas y sus comportamiento "inapropiado".

4 minutos de lectura

Luis Rubiales, hasta ahora presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF), ha anunciado su dimisión tras días de intenso escrutinio y crecientes cuestionamientos. Rubiales, quien se encontraba en el epicentro de controversias relacionadas con su comportamiento inapropiado y la gestión de crisis, ha decidido dar un paso atrás y presentar su renuncia ante la Asamblea General.

El cuestionamiento público y privado hacia Rubiales se había intensificado en los últimos días, dejándolo cada vez más aislado. Su polémico beso a Jenni Hermoso tras la final del Mundial Femenino y su manejo de la crisis generaron una serie de reacciones adversas. Incluso el Gobierno, con el cual había mantenido tensiones en su lucha constante con LaLiga y la Liga F, lo amenazaba. Además, la FIFA inició un expediente en su contra, mientras que la comunidad futbolística española parecía distanciarse de su liderazgo.

La Asamblea General Extraordinaria convocada por Rubiales, originalmente diseñada para reafirmar su posición, se ha transformado en el lugar donde su salida se formalizará. La inesperada declaración de Jenni Hermoso, a través del sindicato FUTPRO, demandando “medidas ejemplares”, socavó los planes del presidente. La unidad que Rubiales buscaba se ha resquebrajado y la asamblea enfrenta la incertidumbre de que incluso logre reunir a la mitad de los 140 asambleístas requeridos por los Estatutos de la RFEF para su constitución.

Inclusive las federaciones territoriales, esenciales en el apoyo a Rubiales, han mostrado fracturas en su respaldo. La Federación Vasca anunció que no asistiría debido a la gravedad de los eventos en torno a la final del Campeonato del Mundo y su subsiguiente manejo. Esta situación incluso plantea la posibilidad de que se retiren de la junta directiva, donde su presidente Javier Landeta tiene un papel significativo.

La oposición de los clubes ha sido especialmente notoria. Desde equipos de primera división hasta aquellos en la Primera RFEF, muchos han anunciado que no asistirán a la asamblea. Algunos, como Osasuna, Getafe, Betis, Mallorca, Villarreal, Cádiz, Elche y Rayo Vallecano, han demandado explícitamente la dimisión de Rubiales. La presión se ha vuelto tan intensa que incluso el presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo, se ha sumado a las voces que solicitan su salida.

En este contexto, el colectivo arbitral se ha mantenido en silencio, pero la posibilidad de que la asamblea se convierta en una confrontación con Rubiales ha ido en aumento con el paso del tiempo, lo que él ha intentado evitar.

Además del escrutinio deportivo, las esferas institucional y política también se han volcado en contra de Rubiales. Inclusive la FIFA, que se mantuvo en silencio durante varios días, ha anunciado que su Comisión Disciplinaria evaluará sanciones en su contra. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a quien Rubiales consideraba tener una buena relación, consideró sus disculpas insuficientes y dejó en claro que su única alternativa viable era la dimisión o la intervención del Consejo Superior de Deportes.

¿Qué te ha parecido este artículo?

¡Gracias por tus feedbacks!

¿Has visto un error de redacción o tienes alguna sugerencia?

Los medios de comunicación independientes no se financia con partidos ni subvenciones, lo hacen sus lectores. Si crees en un periodismo libre e independiente, únete a Diario de España.

Deja una respuesta

Enable Notifications OK No thanks