Acomplejados los que llaman gordo

Comenzar

A día de hoy todavía se siguen viralizando videos como los de Izan, el niño en el que el día de su cumpleaños le insultaron y grabaron, dejando al mismo en ridículo, al grito de gordo; en el que el se encontraba mirando el teléfono móvil, y, repitiendo seguidamente «lalala», para no escuchar semejante falta de respeto hacia el.

Aún no hemos aprendido que no existe el cuerpo «perfecto», aún sabiendo, y, viendo que la realidad es que todos los cuerpos son diferentes; la diversidad de cuerpos es inmensa, hay personas altas, bajas, gordas, flacas, con pecas, con lunares, y, no pasa nada, porque el cuerpo humano es así de caprichoso y hermoso la vez.

Tenemos que aceptar de una vez que todos los cuerpos son hermosos en su esplendor, sea como sea, alto, bajo, gordo… ‘Si soy gordo que ocurre, no hay ningún problema’. El cuerpo humano es el ser más bonito de la tierra; las imperfecciones son las que marcan la diferencia, y, aún seguimos insultando por el color de piel, por el peso, por las imperfecciones faciales…

A día de hoy, y, tras la educación y concienciación que mis padres me han brindado, he aprendido que cada cuerpo es perfecto es su máxima plenitud.

¿Por qué no existe la aceptación en la sociedad de la diversidad de cuerpos?

Por la única y simple razón de la educación brindada en la familia; -un ejemplo muy sencillo sería que, tu madre esté viendo la televisión contigo, y, aparezca una persona con un cuerpo más rellenito de lo normal, y, comente «mira la gorda esa»-. Si a una persona se le inculca en pleno desarrollo mental, que estar gordo es un problema, y, que está mal, el que hace tiempo fue un niño, y, ahora es un adulto, divulgará esta barbaridad.

La única persona que puede comentar y hablar sobre cuerpos, es el especialista en este tema, es la única persona que puede dictar si tienes una enfermedad, o, si tienes una condición. Nadie más tiene el derecho de poder hablar sobre estos temas, por el simple motivo de que no tienen ni idea de lo que realmente está ocurriendo.

Nuevamente vuelvo a comentar, que el único problema no es el insulto, que, evidentemente nunca es lícito ni correcto; sino que también esto puede provocar un problema de salud mental, que en el peor de los casos puede acabar en el suicidio.

Recordemos que además de que España, es uno de los países con mayor tasa de suicidio, España, también cuenta con la friolera frase de que la muerte de los jóvenes es el suicidio.

Y estos sucesos provienen de actitudes cómo la de un simple insulto, que tanto trabajo le cuesta a la sociedad, guardarse para dentro, y, no expresarlo. Seguramente, si las personas tuviesen un poco de empatía, y, no cometiesen estos errores, no existiría ningún tipo de cuerpo estandar.

Por no hablar de que el cuerpo estandar lo han creado los medios televisivos, los que más divulgan la no existencia de un cuerpo perfecto. Creando anuncios de belleza con una chica blanca, pelo liso, delgada, y de estatura media, o, un chico alto, moreno, pelo rizado, muy fuerte y con pelo abundante pelo en todo el cuerpo.

Deja una respuesta